viernes, 21 de mayo de 2010

Por qué “La Gota”



El nombre surge de nuestro primer problema: la imposibilidad de publicar en medios tradicionales.
Nuestra primera imposibilidad fue, como siempre, la primera posibilidad de empezar a mirar las cosas de otra manera. Si no podíamos publicar por medios tradicionales, íbamos a tener que publicar por nuestros propios medios.
Estos medios eran bastante reducidos: no teníamos infraestructura, no teníamos plata... no podíamos hacer grandes inversiones ni grandes tiradas.

Y ésa fue la clave: pensar – como nos dijo una vez Rubén Mira – en chico. “Pensar en chico”.
No sabíamos si íbamos a poder vender nuestra obra, así que hicimos doce ejemplares de un libro. Si se piensa que las tiradas tradicionales no bajan de los trescientos libros, se tiene una dimensión de lo que estábamos haciendo. No podíamos llegar a un público masivo: empezamos por los amigos, por los conocidos, por los apenas conocidos, por los casi desconocidos. No teníamos una forma sencilla de encuadernar, ni podíamos pagar una tapa color. Como la tapa en color nos parecía algo muy atractivo para el público, decidimos usar el formato A6, que podíamos abrochar usando una abrochadora común y corriente, y abarataba el costo de la tapa (que, aún así, era la mitad del costo del libro).
Y así empezamos: en pequeña escala.
Pero con la idea de crecer, de transmitir lo que estábamos haciendo, de compartir el camino con los que estaban haciendo lo mismo.

Por eso, el nombre de La Gota: porque es lo pequeño, pero que puede perseverar, hasta terminar venciendo a la piedra, porque es algo aparentemente insignificante, pero que puede unirse, unirse con otras gotas, formar el mar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario